FABULA DE REFLEXION PARA APLICAR ADOLESCENTES

 

FABULA  LOS CAMELLOS

 

Se cuenta que un hombre estaba en el desierto de Saravia  que estaba viajando varios días estaba realmente cansado y sudoroso bajo el implacable sol y las tormentas de arena  llevando a un grupo de camellos. Extenuado y sin poder dar un paso más, se echó a descansar bajo uno de sus camellos. Él se puso a descansar en la arena y pensaba que era su cama y se quedó dormido. Mientras dormía el grupo de camellos se escaparon y se fueron dejándolo al hombre solo.

Los camellos no pensaron que iban por caminos desconocidos y no pensaron que iban a pasar muchas mientras estuvieran solos. Los camellos caminaban sin rumbo y sin destino llego la noche y esa había una tormenta de arena donde ellos no podían mirar ni respirar porque se le metía a las fosas nasales la arena y también a sus ojos   y se iban alejando un grupo por un lado y uno se quedó solo en el camino no visualizaba por donde se fueron los demás porque la tormenta era muy fuerte, pero el camello que se quedó solo no sabía a donde ir para protegerse de la tormenta de arena, mientras caminaba visualizo una pequeña carpa donde alumbraba una luz. El camello se alegró porque dijo no estoy solo. Se acercó a la carpa y toco y dijo sr. Me puede ayudar no puedo respirar porque la tormenta de arena está muy fuerte y se me mete a mi nariz y tampoco puedo ver, no sé si usted permite que meta mi nariz, el hombre de la carpa le dijo ¡está bien! , entonces el camello metió la nariz, después de un rato toco otra vez y dijo puedo meter mi cabeza porque la arena me llega a mis ojos y orejas, el dueño de la carpa le dijo ya puede hacerlo, y el camello metió su cabeza, al camello le estaba gustando lo que estaba sucediendo en la carpa, entonces después de un rato toco otra vez y dijo puedo meter mi cuello y las patas de adelante, por favor tengo adormecida mis patas delanteras y la tormenta me las golpea muy fuerte. El hombre le dijo esta bien, hasta que al final entro todo su cuerpo.

Moraleja:” A veces pensamos que queremos protegernos de las tormentas de arena y nos ponemos en más contaminación cuando ingresamos a sitios que no son correctos. Se refiere así como el camello que fue metiendo su nariz después su cabeza y después todo el cuerpo. Es cuando probamos un poquito de licor o fumamos un cigarrillo es un poco no me va ser daño yo lo puedo dejar pero nuestro cuerpo le va gustando lo que probó y quiere entrar todo, como el camello fue probando hasta ya no poder salir. Porque nos agrada las cosas y nos va destruyendo los jóvenes de ahora prueban cosas  y les gusta  y no pueden dejarlo, como el alcohol y el cigarrillo”

Por la Profesora Maria Zeballos Davila

Autor: admin

Soy profesora de educación primaria y también tengo otro titulo de Licenciada en gestión administrativa. Hice mi pos grado en la Universidad Mayor de San Marcos en Maestría en Docencia Superior.

2 opiniones en “FABULA DE REFLEXION PARA APLICAR ADOLESCENTES”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *